viernes, 23 de julio de 2010

Zakanidame

Tanto el blog como nosotros estamos de vacaciones, así que no voy a escribir sobre lo mucho que estamos disfrutando de Madrid, de sus terrazas, sus cañas bien tiradas, sus días eternos hasta las 22h, ni de lo bien que sienta ver a la familia y a los amigos, simplemente quería compartir con los incondicionales que nos leen incluso desde la playa el último vídeo del músico camerunés de moda: Avaghys. El artista y su manager han trabajado duro durante sus vacaciones en España y el resultado así lo demuestra. ¡Que lo disfrutéis!

miércoles, 14 de julio de 2010

¡Campeones, campeones, oé oé oé!

¡Campeones, campeones, oé oé oé! Fue la canción que intentamos que se oyera el domingo por la noche en Yaundé, pero no tuvimos mucha suerte. Nuestro coche era el único que pitaba y llevaba camisetas de España por las ventanillas. La poca gente que quedaba a esas horas por la calle nos miraba alucinada e incluso alguno de ellos se sorprendió de que hubiera españoles en Camerún.


Esta vez el partido fue de lo más oficial que nos ha tocado vivir hasta ahora. Fiesta en casa del embajador para ver juntos la final. Hubo muchos invitados (casi todos diplomáticos) pero por suerte, ninguno holandés. El ambiente no fue muy futbolístico, no sé si por los nervios de la final o por la reunión en la que nos encontrábamos. El grupo habitual de los partidos del Mundial estábamos presentes con la camiseta de la Selección y preparados para animar, aunque no nos dejasen usar las vuvuzelas. Las carreras de Robben y la actuación del árbitro fueron calentando el ambiente hasta llegar al momento del gol de Iniesta. Me imagino que se cantó de la misma forma por todas partes. Por fin llegaba el gol y con él la alegría de todos los españoles presentes y las sonrisas cómplices del resto de diplomáticos y amigos expatriados.



La celebración la hemos aplazado hasta nuestra vuelta a España, pero de todas formas nos adelantamos a la victoria y celebramos el sábado mucho más que el Mundial, el último finde en Yaundé hasta septiembre. La incorporación de Carmen, una nueva española, marchosa y bailonga donde las haya, ayuda a que estemos disfrutando y aprovechando al máximo estos últimos días en Camerún.
¡Campeones, campeones, oé oé oéeeeeeeeeeeeeeee!

jueves, 8 de julio de 2010

A la final!!

Si aquí en Camerún se ha desatado la locura por la victoria de ayer, no me puedo imaginar cómo estará la gente en España. Desde el guardián hasta el taxista nos felicitan por llegar a la final. Hoy por la calle nadie nos gritaba el típico "le blanc", sino que decían "le espagnol". Hoy nos diferenciaban claramente de los franceses y demás blanquitos que andan por las calles de Yaoundé. Sería por la sonrisa de felicidad.

 
Ayer no faltó nadie a la cita. La reunión fue multitudinaria y multiracial. Sin pretenderlo nos juntamos en un bar españoles con chinos, cameruneses, franceses, italianos, brasileños, un angoleño, un israelí y hasta con un alemán, que al final del partido sentenció: "Estoy muy contento porque gane quien gane en la final, yo voy a ondear la bandera de la Unión Europea". ¡Qué tío tan raro!

Ulrich cantando el gol de Puyol
Ya tenemos una propuesta para ver la final del domingo que esperemos salga adelante, para completar un mes futbolero y también sirva de despedida a este primer curso en Camerún. Para quien no lo sepa, el día 16 volvemos a España y el blog se tomará unas merecidas vacaciones.

Vamos a esperar al domingo a ver si también volvemos de África con la copa.
 
P.D.: Con lo que seguro que volvemos es con el gato que ya tiene todos sus papeles en regla. Micho va a conseguir el sueño de muchos cameruneses.
P.D.2: De nuevo toca escribir la carta a los Reyes Magos. El que quiera alguna cosita camerunesa que lo escriba en comentarios.

domingo, 4 de julio de 2010

La boda y los cuartos

Tras la victoria contra Portugal surgió la duda, ¿qué vamos a hacer el sábado con la boda? Hasta ese momento no habíamos caído en que el partido de España para llegar a semifinales coincidiría con la boda de Beatrice, secretaria en el colegio Jesús-María, y Nicanor.

Con el novio
La hora del partido estaba clara, las 19:30, así que las de la boda habría que reconsiderarlas. Gonzalo, Vanessa y yo nos saltamos la ceremonia civil de las 9 de la mañana y fuimos directamente a la iglesia con nuestros trajes confeccionados con la tela oficial de la boda. Nada más llegar nos dispusimos a averiguar la verdadera hora de comienzo de le diner dansant (la cena bailonga). La novia nos confirmó que la idea era empezar a las 21:30 pero que era costumbre poner en la invitación las 20:00 (bien précises) para asegurarse de que todo el mundo llegara a tiempo. Así que sabiendo que podíamos ver a España sin problemas, disfrutamos de más de dos horas de celebración religiosa en una de las iglesias más antiguas de Yaundé (de 1904).

Coque con sus compañeros de trabajo del colegio Jesús-María
Podéis pensar que una misa tan larga puede ser aburrida, pero todo lo contrario. La mezcla de tradiciones adoptadas y propias resulta más evidente en las celebraciones. Hay un poco de todo, novia de blanco, damas de honor y también danzas, gritos, plantas bamilekés y, sobre todo, mucha alegría y emoción. Pasamos toda la misa con una media sonrisa de sorpresa y diversión. 

video

De las 16:00 a las 19:30 teníamos descanso de boda y tiempo para reposar antes de la noche que nos esperaba. Nos dio tiempo a escuchar el último gol de Alemania en su victoria contra Argentina. 

El partido de España lo vimos en casa de Gonzalo, vestidos con la ropa de la boda y dispuestos a salir pitando a la cena. Tras un primer tiempo aburrido, no nos podíamos hacer a la idea de lo que iba a pasar en el segundo. Empezamos con un ojo en la tele y el otro en el reloj, pero los penaltis y los postes nos hicieron olvidarnos de la novia, de su regalo y de la tarta. El gol de Villa aclaró el paso de España a la semifinal y a nosotros la noche, teníamos vía libre para ir a bailar y disfrutar de la tercera parte de la boda.

Si la ceremonia religiosa fue una fiesta, imagináos cómo fue le diner dansant. Llegamos con más de una hora y media de retraso y aun así no nos perdimos el discurso inagural del presentador de la gala, los agradecimientos de los esposos y los primeros bailes. Una hora más tarde el maestro de ceremonias abrió el buffet y con un rigurosísimo orden fuimos sirviéndonos. Terminado le diner, tocaba el turno del dansant.

Con la novia
Los primeros en bailar fueron los esposos junto con los invitados honorables, entre los que estaba incluído un sorprendido Gonzalo. Y después, el resto de invitados saltamos a la pista a echarnos unos bailecitos africanos. La verdad es que echamos de menos el típico pasadoble que siempre te saca de un apuro. Pero lo mejor de la noche estaba por llegar: la entrega de regalos. 


Todos los invitados nos colocamos en fila y bailando íbamos acercándonos a la pareja para darles nuestro cadeau. Yo, sin ser un bailongo, pasé la prueba con cierto ritmillo. Y ya puestos, terminamos la noche bailando los grandes éxitos actuales cameruneses: Lady Ponce, Kirikou, la canción de Eto'o y la canción del mundial de Shakira (para quien no lo sepa, copia de otra camerunesa).


¡Vamos España!

jueves, 1 de julio de 2010

Junio en imágenes

Raíces
iglesia improvisada
vida y muerte
el camino
su sitio preferido
procesión del Corpus
chez Amparo
nuestro sitio preferido
¡Felicidades Ana!
Amor a la patria